PEKIN_DESTACA

Pekín

Pekín tan diferente y tan familiar. Hablando de China todo debiera ser distinto, pero en muchos aspectos se parece a la ciudad de México, versión corregida y aumentada.

La Cuidad Púrpura Prohibida.

La ciudad prohibida se construyó por instrucciones del emperador Zhu Di de la dinastía Ming sobre las cenizas de los palacios de la dinastía Yuan (la del los Khanes mongoles) quemados por su padre.

La obra comenzó en 1406 y en los 15 años que duró su construcción participaron más de un millón de trabajadores. Los edificios son de madera y se usa extensivamente el mármol de la zona. Las baldosas de los pisos interiores son conocidas como “ladrillos dorados” no por el noble metal sino por el color que adquirieron por el método de cocción de Suzhou.

Fue la residencia de 24 emperadores por casi 500 años. Con el pasar del tiempo, el rito (confucianismo, taoísmo, budismo y chamánismo) llegó a ser la principal función de los emperadores que ya no ejercían su poder administrativo. Las travesuras de concubinas y otros demonios dominan al historia del lugar y son la principal línea argumental de las telenovelas locales.

Ciud_prohibida_-39

La visita comienza con la icónica foto de Mao frente la “infamous” Tiana’anmen (equivalente a 5.4 zócalos). Eso del centralismo no es exclusivo de aztecas, españoles o priistas.

El primer espacio es la gran plaza atravesada por el río de agua dorada. Al fondo en el centro el primer gran salón en el eje sur-norte.: El Salón de la Armonía Suprema. Hermoso nombre para la mayor estructura de madera en China (30m de altura).

Al cruzar este salón se vuelve repetir el esquema. Y así por casi un kilómetro.

A los costados del eje central Sur-norte se encuentran edificios menores pero no por ello menos interesantes.

Uno de los nueve dragones del mural del palacio de la Longevidad Tranquila.
Uno de los nueve dragones del mural del palacio de la Longevidad Tranquila.

 

hay torres en las cuatro esquinas de la ciudad amurallada.
hay torres en las cuatro esquinas de la ciudad amurallada.

A medida que avanzas adquiere preeminencia el templo budista que está sobre la colina Jingshan. Es una montaña artificial hecha con la tierra que se sacó para hacer el foso perimetral de 50 metros de ancho y unos 4 kilómetros de largo.

Templo del Lama

Pero si caminar horas no es lo tuyo, te recomiendo el sacrilegio de no visitar la ciudad prohibida y en su lugar ir al templo del Lama. De la misma época y de tradición budista.

Aquí las dimensiones son mucho más humanas y el cuidado por el detalle más que compensa la diferencia de tamaño.

El budismo himayana, es una versión “muy china” de las enseñanzas del buda. El folklor es parte integral: oro, colores y dragones en abundancia.

Gran Muralla China

Desde luego ninguna visita a Pekín está completa sin la Muralla, aunque no todo lo que se dice es cierto. Es común oír que es la única estructura hecha por el hombre visible desde el espacio !!!

En primer lugar, en invierno es casi indiferenciable del árido suelo; o en caso de haber nieve: la que está sobre, de la que está afuera. Pero aun asumiendo que el viaje espacial es en primavera y el contraste de color resultase hermoso, en ningún caso la Gran Muralla China es tan ancha como una autopista de Los Angeles.

Pensado en obras de la antigüedad que pudieran ser vistas desde tal altura, quiero imaginar que Angkor con su lago artificial perfectamente rectangular de 8km de largo sería un mejor objetivo, sobretodo si tienes la suerte de posicionarte donde se refleje el sol y muestre el origen humano por su forma regular.

Sin embargo hay un dicho Chino más acertado. Explica que si visitas la Muralla una vez eres un buen chino, si vas una segunda: un tonto.

En cuanto a la cultura y su influencia en el día a día, me quedo con la escritura. Vaticinada a desaparecer, tiene más presencia que nunca. Es un recurso del que carecemos en occidente: por ser ideográfica (totalmente independiente del lenguaje hablado) permite la comunicación entre personas que no hablan el mismo idioma.

Usa la imagen como un valor propio: el tono de un texto se puede ver. Para los chinos que dominan alguna lengua occidental, nuestra escritura es insulsa e incapaz de comunicar la misma emoción. Ahora toma más sentido para mi el valor artístico que le dan a la caligrafía, la poesía no sólo tiene ritmo y melodía, en China su belleza es visual.

Hoy en EUROPA.